Trucos para Potenciar tu cosecha de Cannabis para uso terapéutico

potenciar-cosecha-cannabis

El cannabis es utilizado por muchas personas con fines terapéuticos y medicinales, puesto que su alto contenido en THC permite que ayude a paliar los fuertes dolores ocasionados por algunas enfermedades y ayuda a combatir problemas de estrés e insomnio. 

Tu propia plantación

A pesar de que puedes adquirir cannabis para consumo terapéutico en tiendas especializadas o a través de la red, también puedes crear tu propia plantación si dispones de espacio y equipamiento. 

Te presentamos una serie de trucos y consejos para que puedas sacar el mayor rendimiento a tu cosecha. 

Trucos para potenciar tu cosecha de cannabis para uso medicinal

Cuidado con el agua: para conseguir un buen rendimiento de tu cosecha de cannabis y lograr que estén presentes todos los principios activos de la planta hay que tener cuidado a la hora de regarlas. El agua es el alimento de la planta por lo que para garantizar su buen crecimiento es necesario que coman de la forma correcta, es decir, lo que necesitan en cada momento. Esto se consigue ajustando los niveles de PH y EC del agua con los abonos que le echamos. 

Usa abonos exclusivos para plantas de marihuana: para que las plantas sean de la mejor calidad posible y crezcan con todos sus nutrientes es recomendable echarle abono específico para plantas de cannabis, que también se puede combinar con abono de crecimiento y fertilización normal. Lo recomendable es escoger abonos de una misma línea, aunque no sean de la misma marca. 

Estimuladores de floración: para garantizar la calidad de los cogollos es aconsejable utilizar potenciadores del crecimiento como el estimulador bloombastic. Su elevado contenido en fósforo y potasio permite aumentar el peso de los cogollos y promueve el desarrollo de los cálices. Con su uso podrás conseguir más flores, más resina y cogollos mucho más grandes. Además, estimula las defensas de las plantas y permite lograr una mayor resistencia contra los insectos voladores. 

Cuida el suelo donde está la planta: es importante que la tierra, arena o arcilla en la que está la planta sea de buena calidad para que crezca fuerte y robusta. Si plantas en exterior es aconsejable que abones con frecuencia y elimines las malas hierbas de la zona en la que tienes la plantación. Si tienes una plantación interior puedes utilizar tierra exclusiva para plantas de marihuana. 

Poda: hay que tener mucho cuidado con cómo y cuándo hacer la poda de las ramas. Es necesario podar cuidadosamente las ramas inferiores que no suelen producir cogollos, para que la planta distribuya sus nutrientes por las ramas superiores que sí son productivas. Estas ramitas deben empezarse a podar paulatinamente cuando la planta alcanza los 60 centímetros de altura. A la hora de podar hay que ser muy preciso para no dañar a la planta, siempre se deben cortar las ramas con tijeras bien afiladas y nunca hacerlo con las manos. Y recuerda que bajo ningún concepto se debe podar durante la floración. 

Con todos estos consejos ya estás preparado para sacarle el mejor partido a tu cosecha de cannabis para uso terapéutico. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *