Scooters, el mejor desplazamiento para ciudades pequeñas y grandes

elegir scooter

Desplazarse por las ciudades puede ser una auténtica odisea. Nos enfrentamos constantemente a un intenso tráfico, a señales de todo tipo, a gente que se pone nerviosa a la mínima y empieza a tocar sus bocinas o a realizar maniobras poco recomendables. No obstante, todo este caos, y la gran parte de la contaminación y de la pérdida de tiempo que genera, se podría evitar, en gran medida, si más gente optara por dejar el coche en casa y moverse con otros vehículos como las scooters.

Estas peculiares motocicletas se distinguen del resto de vehículos de dos ruedas en varios aspectos como una conducción más fácil, un menor mantenimiento, más agilidad para sortear el tráfico, así como mayor comodidad y seguridad para sus pasajeros o más capacidad de almacenaje. Aquí te vamos a mostrar por qué elegir una scooter y qué beneficios conseguirás al comprar una y moverte con ella por tu ciudad.

Las scooters, más manejables y versátiles que el resto de motos

Lo primero que debes de saber a la hora de elegir tu scooter es que entre sus principales ventajas para conducir por la ciudad está que no cuentan con cambio de marchas manual. Es decir, podrás olvidarte de preocuparte por apretar el embrague y el cambio de marchas, que en las motos convencionales se activa con el pie. Esto te ahorrará muchos dolores de cabeza a la hora de moverte por las calles, con sus continuas paradas y aceleraciones.

Por si fuera poco, la postura en la que conducirás tu scooter es más natural y práctica que la de una  moto convencional, por lo que te sentirás más a gusto. A esto hay que añadir que el menor tamaño de sus ruedas, así como su diseño, logran que puedas manejarla mejor entre el tráfico y hacerla girar más cómodamente que una robusta moto. Además, las scooters de 125cc las puedes conducir sin problemas con tu carnet de coche B1.

Gana en seguridad gracias a tu scooter

Otra gran ventaja de este tipo de motos es que, al tener una carrocería más ancha y con más elementos de protección que el resto de motos, tu cuerpo sufrirá menos en el día a día ante elementos como el roce con la cadena o con otros vehículos. Podrás ir más tranquilamente a trabajar con tu ropa de oficina, sin peligro a manchártela con cualquier cosa, estarás menos expuesto al frío viento e incluso a la lluvia y a las salpicaduras y, además, ante un accidente tus piernas, al menos, estarán más resguardadas.

Un mantenimiento más económico

A la hora de pasar por el taller también observarás las ventajas de contar con una scooter. Son motos pensadas y diseñadas para conducir en la ciudad y por eso su motor y todos sus elementos sufren menos con este tipo de conducción que las convencionales. No suele llevar cadena de transmisión, que requiere de mayor mantenimiento, sino de correa o cascada de engranajes. Su consumo de combustible también es menor, así como los precios de los seguros. Finalmente, las scooters incorporan gran capacidad de carga para cascos, mochilas y otros elementos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *