¿Qué es la etiqueta energética de una vivienda?

etiqueta energética

Actualmente para vender o alquilar una vivienda, ésta debe contar con la correspondiente etiqueta energética, pero nos hemos dado cuenta de que la mayoría de personas que venden, alquilan o compran una vivienda, no tienen demasiado claro en qué consiste una etiqueta energética de vivienda.

Conscientes de ello, hemos querido hablar con www.aguirrebaeza.com para que nos cuenten todo lo que debemos saber sobre este tipo de etiqueta, que se encarga de señalar en base a una clasificación energética, el estado en que se encuentra una vivienda, un edificio o incluso un electrodoméstico, el cual determinará aproximadamente, su consumo de energía.

Escala de certificación

La escala en la que nos basamos para etiquetar una vivienda, consta de un total de 7 niveles, que van de la letra A, a la G. De estas 7 letras, la A se muestra como la más eficiente, mientras que la G la menos eficiente. Cuando se trata de viviendas o edificios, la calificación está basada en el consumo energético anual.

Normativa

A la hora de etiquetar energéticamente una vivienda, hay que basarse en la actual normativa del Real Decreto 235/2013, que marca tanto el procedimiento que hay que seguir, como los técnicos que se necesitan, la obligatoriedad que hay que cumplir, el desarrollo, etc.

Todo este proceso aunque es similar, variará en función de cada Comunidad Autónoma, lo que lleva a una oscilación de precios, ya que en Cataluña, por ejemplo, disponen de tasas que gravan este registro.

Como ya hemos dicho, dicha etiqueta es totalmente obligatoria cuando se vaya a realizar cualquier tipo de actividad comercial relacionada con la venta o el alquiler de un inmueble, pudiendo enfrentarse a sanciones que irían desde los 300 hasta los 6000 euros, en caso de incumplimiento.

Caducidad

Este certificado tiene caducidad, y es que una vez pasados diez años desde su obtención, dejará de tener validez, siendo necesario volver a obtenerlo y pasar por todo el proceso. También sería necesario volver a obtener la certificación si en el inmueble se produjese algún tipo de reforma de carácter elevado, como la renovación de la caldera, el cambio de ventanas, etc. La obtención del certificado, así como su posterior renovación, son responsabilidad del propietario del inmueble, tal y como establece el Real Decreto 235/2013.

¿Cómo se tramita y obtiene?

Para obtener este certificado, es fundamental contar con la presencia y los servicios de un técnico cualificado, ya que de lo contrario, no sería considerado como válido. Es fundamental que el profesional acuda en persona al inmueble, para tomar los datos necesarios sobre las instalaciones, centrándose especialmente en la fachada, sistemas de ventilación, ventanas, etc.

Con todos esos datos, elaborará el correspondiente certificado en base a un programa homologado por el Ministerio de Industria, aportando la certificación correspondiente según la clasificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *