Las infidelidades, motivo principal para la contratación de detectives privados

infidelidades detectives

A pesar de que la infidelidad sigue siendo la causa más frecuente de divorcio en todo el mundo, es algo que, normalmente, ni deseamos ver ni estamos dispuestos a ello y, sin embargo, existe.

Según diversos estudios, entre el 40 y el 50 por ciento de las personas adultas reconocen haber tenido alguna relación extramatrimonial en algún momento de su vida.

Las nuevas tecnologías, los smartphones, las redes sociales y las novedosas formas de comunicación en línea no es que hayan incrementado el impulso natural del ser humano a ser infiel, pero sí han favorecido la agilidad para alcanzar y mantener relaciones extramatrimoniales.

Si son precisamente estas nuevas tecnologías las que, en un descuido, pueden hacer que detectemos esa infidelidad en nuestra pareja, no es menos cierto que las mismas hacen mucho más fácil el esconderlas y mantenerlas.

Desde un aspecto legal en un divorcio.

En España, tras la reforma de la ley de divorcio en 2005, no existe la necesidad de que el divorcio tenga una causa.

Esto quiere decir que alegar la infidelidad como posible motivo para divorciarse con la intención de pedir una indemnización o pensión compensatoria no te va a servir de mucho ya que esta vendrá derivada de la demostración de que una de las partes ha sufrido un deterioro o perjuicio económico derivado del hecho de divorciarse y no del motivo.

Sin embargo, sí puede afectar en gran medida a temas como el régimen de custodia de los hijos, la asignación del domicilio conyugal o el no cumplir con las obligaciones patrimoniales como consecuencia de la relación extramatrimonial, o a la posibilidad de instar un divorcio rápido, lo que se conoce como divorcio exprés.

Comprobar y demostrar la infidelidad

Ante la sospecha de una infidelidad, en la mayoría de los casos y sea cual sea el fin que se pretende, surge la necesidad de comprobarla, ya que convivir con la desconfianza y la inseguridad que esto supone se hace prácticamente imposible.

Sin embargo, el realizar estas comprobaciones por nosotros mismos puede conducirnos a que nuestras pruebas sean invalidadas en caso de necesitarlas o, en cualquier caso, a involucrarnos en una situación personal mucho más desagradable o conflictiva.

Es por este motivo que las investigaciones sobre infidelidades llevadas a cabo por detectives privados son cada día más solicitadas convirtiéndose en la principal causa de contratación de nuestros servicios como hemos podido constatar en www.ochoadetectives.com a lo largo de los años.

La investigación de estas situaciones por parte de detectives profesionales te aporta, por un lado, una distancia suficiente que te aleja, en cierta medida, de una posible involucración personal no deseada e imprevisible y, por otro, de una serie de pruebas documentadas válidamente como medio probatorio ante los tribunales.

Si bien es cierto que la infidelidad por sí misma no es determinante en un posible caso de divorcio, si es frecuente que de la misma investigación se detecten hábitos y conductas probadas, insanas o irresponsables que sirvan para determinar los aspectos que rodean al mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *