¿Cómo se resuelven los problemas conyugales con las terapia de pareja?

Los desencuentros en el seno de una pareja son una situación totalmente habitual que no tiene por qué considerarse un problema en sí mismo. Sin embargo, cuando las desavenencias dominan el día a día de ambos miembros es que existe una problemática de fondo que debe ser solucionada lo antes posible; sobre todo en parejas que llevan muchos años juntos se presenta una tendencia a dar por hecho que la relación es sólida y durará para siempre.

No obstante, para que una pareja funcione no se debe asumir nada como permanente, ni creer que nunca perderemos a la persona amada pase lo que pase; todos los conflictos deben solucionarse y cuidar la relación valorándola como el bien más preciado.

¿Cómo solventar los problemas conyugales?

Muchas relaciones están abocadas al fracaso porque son incapaces de superar las crisis que se les presentan. Fomentar la comunicación es fundamental para lograr salvar las diferencias. Callarse aquello que nos molesta y aguantar en un estado de incomodidad solo generará que ese malestar se acumule, creando finalmente una explosión de reproches y críticas cuando ya no se pueda aguantar más. Transmitir de una manera empática y cercana a nuestra pareja aquello que nos preocupa es la forma más sana y efectiva de lograr un cambio.

Vivir en un ambiente de confianza también es vital para que la relación pueda sobrevivir a la dura prueba del paso del tiempo. Esta suele ir de la mano con el respeto; dos personas que se respetan entre si serán dignas de la confianza mutua. Esto evitará problemas de celos e inseguridades y las consecuentes peleas que suelen acompañar a estas situaciones. La confianza se construye a diario, mediante gestos y actos que demuestran al otro que puede entregarse sin miedo.

También es de gran importancia no olvidar el desarrollo personal como individuo único para que la relación pueda funcionar. Fusionarse totalmente con el compañero y olvidar las idiosincrasias y gustos propios hace que se pierda la individualidad que tanto enriquecía a ambos al inicio de la relación.

Asimismo, el sexo es otra de las facetas de la relación que no deben descuidarse. El paso del tiempo suele mermar el deseo; esto es algo común, sin embargo, si existe un esfuerzo por ambas partes para reavivar la llama se pueden establecer ciertas pautas que permitan que la vida sexual recobre su atractivo.

La importancia de la terapia de pareja

Aunque los consejos comentados arriba pueden parecer sencillos de aplicar, es necesario conocer técnicas y ejercicios que permitan ponerlos en práctica de manera adecuada. La terapia de pareja en Madrid puede ayudar a parejas en crisis, ofreciéndoles pautas y habilidades indicadas a su caso específico, que les permita recuperar unas bases sólidas y la chispa del inicio. Estas terapias ayudan a ponerse en los zapatos del otro, gestionar los conflictos y solventar problemas de todo tipo para que así la relación pueda continuar; pueden devolver la ilusión a relaciones que parecen ya desgastadas o quebradas y aportar por fin la calma necesaria a la relación y a uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *