Cómo disfrutar de los masajes anales con precaución y gusto

masajes anales

Es increíble que aún en nuestros días se considere al masaje anal como un tema tabú o sucio, cuando en realidad se trata de una práctica tan placentera y deliciosa. No importa si eres hombre o mujer, gay o heterosexual, cualquiera puede vivir esta experiencia altamente gratificante.

¿En qué consiste?

El ano posee una gran cantidad de terminaciones nerviosas, lo que garantiza un mar de sensaciones al ser estimulado de la manera adecuada, sin mencionar que se puede maximizar la sensación mediante caricias a otras zonas del cuerpo.

¿Cómo realizarlo?

Ante todo, hay que aclarar que debe existir una gran confianza entre la pareja, así como la seguridad de que se desea vivir la experiencia. Los masajes anales pueden ser tan placenteros como lo permitas.

Ahora sí, algunos consejos:

1.- Higiene

La zona anal es sumamente delicada, por lo que no es de sorprender que el primer paso sea una higiene profunda. Por un lado, las manos de quien ofrecerá el masaje deben encontrarse muy limpias y las uñas recortadas. De igual modo se recomienda una buena ducha antes de iniciar.

2.- Paciencia y suavidad

No intentes masajear o introducir los dedos en el ano desde el inicio. De hecho, se recomienda comenzar con un delicioso masaje en todo el cuerpo para lograr que la persona que está recibiendo las caricias, se relaje por completo, de esa manera se sentirá más confiada de disfrutar de cada sensación.

2.- Usar hidratantes

Como bien sabes, el ano no produce una lubricación natural, por lo que es de suma importancia utilizar un hidratante artificial a base de agua, que tenga un Ph balanceado y de preferencia sin aromas fuertes.

3.- Evita movimientos bruscos

Lo más recomendable es realizar movimientos circulares y presionar un poco los glúteos para liberar la tensión acumulada en ellos, pero sin ser agresivo.

4.- Penetración

No dejes de preguntarle a tu pareja sobre cómo se siente y si lo está disfrutando, y cuando estés completamente seguro de que se encuentra relajado, intenta un par de caricias alrededor del ano. Poco a poco introduce un dedo, prestando atención a todas sus reacciones. Si notas que siente algún tipo de incomodidad o te pide que te detengas, lentamente saca el dedo y aguarda unos momentos.

Precauciones

1.- Nunca intentes penetrar a tu pareja de golpe o hacerlo con juguetes eróticos, especialmente si se trata de la primera vez. Lo mejor es avanzar paso a paso para evitar situaciones incómodas y hasta dolorosas.

2.- El uso de juguetes sexuales está permitido, pero no todos son recomendables para este tipo de prácticas. Evita cualquier tipo de vibradores, especialmente los huevos o balas, ya que pueden producir lesiones. Recuerda que al producirse un orgasmo el esfínter se comprime y de esa manera el objeto puede quedar atrapado en el interior.

3.- Quítate cualquier anillo que tengas y no olvides cortarte la uñas. Además, se recomienda limarlas perfectamente para evitar heridas.

4.- Evita la penetración, tanto de los dedos como de juguetes sexuales, si tu pareja padece de hemorroides.

¿No se te antojó un masaje?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *